Características de la comunicación postpublicitaria II

2. Factor A y factor G

El encantamiento, se relaciona con otros factores y fuerzas invisibles que Solana denomina factor A y factor G.
Matías Palm-Jensen, director creativo y promotor de la agencia sueca Farfar, lo llama liking (que es yin) y lo ubica en el extremo opuesto del branding (que es yang). Tim Sanders, ex directivo de Yahoo!, lo denomina factor L o likeability. El éxito de Sanders es medir la likeabilidad y situar el factor L en una escala del 1 al 10. El factor L también es aplicable a empresas y a marcas. (SOLANA, 2010)
Para Daniel Solana, “gustar” es una cualidad pasiva, afecta a los demás, pero vive en el sujeto y en él se observa y se mide. “Atraer” parece una fuerza magnética que a pesar de nacer en el sujeto, se observa en el movimiento de los demás. El factor A (de atracción) es medible. El factor de atracción es invisible, tal vez nunca del todo predecible, pero sí potencialmente medible. Mucho de lo que atrae, gusta, pero no necesariamente.
Relacionado con esa fuerza de atracción que es el factor A, Solana explica que existe otra fuerza que es la tendencia a agruparse, el gregarismo, que se podría llamar factor G. Philip Ball, físico y divulgador científico citado en el libro de Postpublicidad, cuenta que existe un factor gregario, que puede aumentar en situaciones de pánico, que hace que cuantas más personas se desplacen hacia algún lugar, más inclinadas se sientan las demás a seguirlas.
Solana nos dice que algo parecido ocurre en las tendencias sociales. En Barcelona el fenómeno social que representa el Fútbol Club Barcelona genera seguidores e incluso se convierten en seguidores muchos que, en otras circunstancias, no estarían interesados en el fútbol.
El factor G es una fuerza social que se produce por proximidad. Solana lo ejemplifica explicando que si en nuestro entorno inmediato la gente que nos rodea no deja de hablar del último espectáculo de Le Cirque du Soleil, esa fuerza de rozamiento nos arrastrará a verlo.
El factor G es el causante de las modas. Si este verano la mayoría de las mujeres empieza a llevar grandes bolsos, va a ser difícil para una chica ir contra la corriente y esquivar la muchedumbre que camina en dirección contraria llevando un bolso pequeño. (SOLANA, 2010)
Un vector del factor G es el boca-oído. El boca-oído o WOM (acrónimo inglés de Word of mouth), se podría definir como la tendencia humana a adquirir propiedad sobre aquello que a uno le gusta y buscar la complacencia tratándolo de vender a familiares y amigos. El síndrome de “díselo a un amigo” es una fuerza extraña porque transforma a la gente hasta el punto de que los afectados se comportan como si fueran los autores de la obra, pieza o producto que aconsejan, o al menos como si hubiera algo personal entre ellos y la pieza. Es el mismo sentimiento universal y satisfactorio que se experimenta al hacer un regalo. No se hace por reputación: regalar algo satisface a las personas porque mejora la imagen que tienen de sí mismos. (SOLANA, 2010)

Bibliografía:

SOLANA, Daniel, “Postpublicidad. Reflexiones sobre una nueva cultura publicitaria en la era digital”, Índice Arts Gráfiques, Barcelona, 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s