El acoso de las marcas

Las causas del surgimiento de la Postpublicidad I


Solana opina que en la actualidad, cualquier marca es consciente de que si quiere sobrevivir, no le alcanza con tener un buen producto o servicio, sino que tiene que comunicar, darse a conocer, hacer publicidad y si no lo hace es muy probable que desaparezca.
De esta manera, las personas se encuentran sometidas a un entorno de excesos de información, de mensajes y de propuestas de compra, que no los afectan sólo a ellos sino también a las propias marcas puesto que ante el asedio del marketing yang, los seres humanos desarrollamos mecanismos naturales de defensa y nos volvimos expertos en las técnicas inconscientes del filtraje, el descarte y la selección. No nos interesa en absoluto establecer lazos de fidelidad con una marca, ni que éstas nos persigan buscando su lealtad como si fuesen perros. Amamos la libertad, queremos sentirnos libres de comprar lo que queremos y cambiar de marca cuando tengamos ganas. (SOLANA, 2010)
Es la “infoxicación” de la que habla Alfons Cornella (físico y creador de Infonomía) en el libro Postpublicidad de Daniel Solana. El público de hoy es un público informado, que sabe bien lo que es el marketing y la publicidad, tal vez no en profundidad, pero conoce sus estrategias básicas y no se deja convencer con un simple eslogan. Como cita Solana a Jeroen Boschma, al definir lo que llama la “generación Einstein”, la gente hoy “lee la prensa como un periodista, mira las películas como un director de cine y analiza anuncios como un verdadero publicitario”. Esto es así ya que como dice Solana, hoy cualquier persona si lo desea, puede enfrentarse a las marcas y opinar, responder, activar y desactivar campañas, colaborar en ellas o destruir reputaciones.
El target dejó de ser una diana pasiva sobre la que se disparan mensajes publicitarios, sino que se convirtió en un interlocutor activo en el proceso de comunicación porque ahora es el usuario quien decide qué contenidos consume y cuándo se va a dormir. Al mismo tiempo, el entramado de interrelaciones con la pareja, la familia, los amigos o colegas es compleja, pero determina la conducta del individuo mucho más de lo que parece: lo vincula permanentemente a los demás y sus decisiones están siempre condicionadas a las de los otros. El comprador pocas veces es una persona, lo normal es que sean varias, aunque la compra sea delegada. (SOLANA, 2010)
Es así que el autor considera que hoy las marcas, si quieren conseguir objetivos deberán comenzar a pensar en crear espacios de relación, productos publicitarios con capacidad de atracción y establecer una relación de interés para ambas partes.

Bibliografía:

SOLANA, Daniel, “Postpublicidad. Reflexiones sobre una nueva cultura publicitaria en la era digital”, Índice Arts Gráfiques, Barcelona, 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s