La evolución de internet

Medios Postpublicitarios III

Evolucion del hombre en internet

En su libro de “Postpublicidad”, Solana describe brevemente la evolución que sufrió Internet desde sus primeros días hasta la actualidad.

Primera generación
Las páginas webs de la primera generación estaban construidas a partir del almacenamiento ordenado de todo aquello que la marca quería mostrar, sin tener demasiado en cuenta lo que a la gente le interesaba ver. Todavía hoy pueden verse sitios de primera generación en los que las marcas dan la bienvenida a las visitas mostrando material publicitario, los eslóganes, anuncios y jingles con los que la marca ha estado persiguiendo a la gente durante los últimos años. El reto de estos primeros sitios era organizar los contenidos de manera adecuada para que el que entrara encontrara la información solicitada con el menor número de clics. Sin embargo, por mucho que se esforzaban, siempre quedaban contenidos por agregar o bien no estaban lo suficientemente organizados. Sigue leyendo

Internet postpublicitario

Medios Postpublicitarios II

Internet publicitario

Solana refuerza la idea de que Internet es uno de los medios publicitarios más yin que se conoce puesto que en él, las páginas webs no van a buscar a la gente, sino que esperan a que llegue. Su éxito depende no del alcance de sus mensajes, sino de su capacidad para atraer al público, retenerlo y establecer una relación.
Para él, el trabajo de la agencia es construir un espacio pensando que ese espacio va a ser usado por la gente, por lo que la página web deberá estar dotada de contenidos de su interés y agrado, que vinculen al público con la marca y que hagan atractiva la estancia. El objetivo es que las visitas permanezcan confortablemente en el espacio de la marca durante un tiempo razonable, reforzando ese vínculo para que, una vez que se marchen, tengan motivos para regresar.
El autor García, agrega que Internet tiene un código interno que se basa en dos pilares fundamentales: self service (WSS) y don‟t disturb (WDD). El anunciante que invada internet con sus mensajes o elija una estrategia de imposición, será rechazado en Internet. Igual que el enunciante que elija formatos y fórmulas que interrumpan la navegación. Sigue leyendo