Shakespear y Spiekermann: tener fe en el diseño

Casi en simultáneo, se editaron a fines de 2013 la primera edición en alemán del libro Señal de Diseño, de Ronald Shakespear, y “Stop Stealing Sheep & Find Out How Type Works” del diseñador y tipógrafo alemán Erik Spiekermann.

Ronald Shakespeare Design von Information Memorieren der Praxis

Los textos de “Design von Information: Memorieren der Praxis” y “Stop Stealing Sheep” concitan la atención por su carácter trascendente, su severidad y su estimulante fe en el diseño. A diferencia del futuro paranoide de Philip K. Dick, Erik Spiekermann no sueña con ovejas eléctricas, sino que en sus sueños disecciona espaciado de letras de caja baja, contrastes y pesos para una lectura correcta. “Stop Stealing Sheep”, un título inspirado en una venerada frase que el tipógrafo estadounidense Frederic Goudy dijo en New York en 1936 durante la entrega de un premio, se edita por tercera vez, a veinte años de su primera edición en 1993.

Con equivalencias, a ambos textos los unen preceptos sobre el diseño, el valor de la innovación, el entorno urbano, la comunicación visual y la legibilidad tipográfica, en sintonía con el mundo actual y la sociedad contemporánea. Los textos, con fotografías, ilustraciones y detallados ejemplos visuales, hilvanan un puente hecho de ideas retóricas y observaciones necesarias, sostenido por dos figuras capitales del diseño. La mirada crítica de uno y otro coinciden en su experiencia puesta al servicio del proyecto, en un tono de voz que en ocasiones se ven obligados a elevar entre la multitud.

Además del culto que ambos hacen de la cámara fotográfica Leica, Shakespear y Spiekermann se formaron de muy de abajo, lavando pinceles con agua tibia y montando letras en un sótano familiar, respectivamente. En “Stop Stealing Sheep”, cada palabra es una sentencia al statu quo del diseño. De a ratos, Spiekermann deviene un profesor malhumorado que lamenta “que haya miles de tipografías”. Sin embargo, cuando sostiene que “editar pixeles es como jugar ajedrez, donde hay unos pocos espacios blanco y negro, y cada movimiento puede tener enormes consecuencias”, sus palabras adquieren proporciones inobjetables. De forma análoga, sostiene Shakespear que “las marcas relevantes, de gran penetración en el mercado, constituyen proyectos de diseño complejos y sensibles, donde la toma de riesgo es grande.” La incidencia de la comunicación y la artefáctica en el espacio público –según Shakespear–, gravita sobre nuestros hábitos y costumbres y define nuestra calidad de vida.

Cuando Spiekermann dice que “los diseñadores somos intérpretes: necesitamos traducirle a la gente las cuestiones complejas y los procesos visibles del mundo” nos trae la prerrogativa de Diseño Shakespear, que en 2013 celebraron medio siglo en el Museo de Arte Moderno bajo el lema Diseña tu mundo. No coinciden en edad, pero apuestan por un mundo sin complacencias.

La declaración que emerge de los escritos de Shakespear y Spiekermann, con arrebatos de humor cotidiano y citas historiográficas, es la de dos profesionales que sostienen su juego con ideas acerca del entorno urbano, la lectura tipográfica, el diseño de marca y la grilla editorial, en un continuo en donde sobresale la práctica (lo práctico) y el sentido común como cara de una misma moneda.

Fuente: Arq. Clarín http://clar.in/1qvamUI
Escrito por Lucas López, especial para arquitectura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s